El Morro de Santiago de Cuba

La vista desde El Morro de Santiago es azul. El azul lo domina todo, inunda el paisaje: el mar –con sus diferentes tonalidades que cambian según se entra o se sale de la bahía– y el cielo, moteado con nubes blancas. Aveces se entremezcla con el verde de las montañas y los árboles; otras, con el color arena del Morro. Desde la Fortaleza San Pedro de la Roca, Santiago de Cuba, su bahía y Cayo Granma, luce como una gran maqueta.

El Castillo de San Pedro de la Roca, más conocido como el Morro y Patrimonio de la Humanidad desde 1998, es una de las visitas ineludibles de quien llega a Santiago de Cuba. Vinculado a la historia de la ciudad y a la de los corsarios y piratas en el Caribe, atrae la mirada de miles de personas cada año.

Sus orígenes se remontan al lejano 1638 y su construcción se llevó a cabo con el objetivo de proteger la ciudad de Santiago de Cuba de ataques navales de los enemigos de la corana española, misión que cumplió pese a los numerosos intentos por conquistarlo. La fortaleza santiaguera debe su nombre al entonces gobernador colonial español de la villa, Pedro de la Roca y Borja quien en 1633 ordenó su construcción. Fue su diseñador el prestigioso ingeniero militar italiano Juan Bautista Antonelli, quien a 74 metros sobre el nivel del mar comenzó su impresionante obra.

Recorrer sus diferentes niveles ofrece visuales espectaculares de la urbe, especialmente desde la parte superior donde se descubre a Santiago de Cuba desde una mirada profunda a las escenas marineras.

Con información de OnCuba y HiCuba

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: