¿Qué tiene Cayo Granma que lo convierte en un lugar especial?

Tiene el encanto de ser un pueblo marinero y de estar muy cerca de la ciudad, lo que se traduce en disfrutar la quietud y serenidad de las localidades costeras, y también las bondades de estar a pocos minutos de una urbe, como lo es Santiago de Cuba.

Posee, además, el atractivo de poseer la única ermita de todo el Caribe dedicada a San Rafael –según se dice–, a cuyo templo sagrado llegan desde todas partes de la ciudad de Santiago de Cuba aquellos que piden por la salud y prosperidad.

Entre las manos de los hábiles cocineros de este pequeño islote, ubicado justo en la entrada de la bahía de Santiago de Cuba, se conservan algunas de las tradiciones culinarias más sabrosas –y bastante desconocidas– de la urbe, pero aquellas que están relacionadas con los frutos del mar, como la sabrosa jaiba en diferentes formas de preparación.

Desandar por los caminos de Cayo Granma, antes conocido por Cayo Smith, angostos algunos, de tierra muchos y enlajado el principal, tiene un extraño sabor que resulta casi desconocido: la ausencia de vehículos, bicicletas, ómnibus… da al sitio un ambiente agradable, que a duras penas se concibe tal paraíso a pocos minutos de la urbe de Santiago de Cuba.

Pero son las personas, posiblemente, el mayor atractivo de Cayo Granma. Un minuto de conversación con uno de los ancianos del lugar puede ser de las experiencias más placenteras, pues en sus mentes están resguardados recuerdos, memorias, historias… de un lugar que se dice, estuvo vinculado a los corsarios y piratas.

A %d blogueros les gusta esto: