Los Caminos del Café unen a Francia con Cuba

Financiado por la Unión Europea, la Fundación franco-belga Malongo y la Oficina del Conservador de la Ciudad de Santiago de Cuba, el proyecto de colaboración internacional Los Caminos del Café sigue la huella de la presencia francesa en la región oriental de Cuba, en tanto contribuye a una de las mejores experiencias de turismo cultural, patrimonial y de naturaleza, responsable y sostenible, donde se conserva una riqueza inmaterial única.

En la primera etapa del proyecto se restauró la vivienda de Don Carlos Dranguet, hacendado cafetalero descendiente de franceses, ubicada en el Centro Histórico de la ciudad de Santiago de Cuba, hoy Centro de Interpretación y Divulgación del Patrimonio Cultural Cafetalero; y se creó el Parque Arqueológico Fraternidad, extendido por las estribaciones de la Sierra Maestra, municipio santiaguero Songo La Maya, comunidad Ramón de las Yaguas, a partir de la rehabilitación integral de la antigua hacienda cafetalera Fraternidad y la conservación de las ruinas de otras similares: devendrá museo vivo del café al mostrar el proceso de cultivo y procesamiento del cerezo como se hacía siglos atrás y a la usanza actual.

Con la donación de cinco millones de euros para rehabilitar, en 2020, una carretera que facilitará el acceso a la Fraternidad, el gobierno de Francia contribuirá en las próximas etapas del proyecto y apoyará la puesta en valor de este sitio con altos valores culturales, según informó el Excelentísimo Embajador de la República de Francia en Cuba, Sr. Patrice Paoli, quien declaró que es un recuerdo de una página de la historia común entre ambos países y de la contribución de los franceses, que fueron bien acogidos en la nación caribeña, según refiere loscaminosdelcafe.com.

Afirma tvsantiago.icrt.cu que el coordinador del Proyecto por la Fundación Malongo, Jean Christophe Galand, anunció que la tercera etapa consistía en “crear hospedajes para potenciar el turismo de naturaleza y dar a conocer a Santiago de Cuba más allá de los ámbitos tradicionales”.

El escenario del proyecto Los Caminos del Café son los antiguos cafetales franceses, declarados por la Unesco Paisaje Arqueológico de las primeras plantaciones cafetaleras en el sudeste de Cuba, sustentado en los criterios de fundamentación: el conjunto de 171 edificaciones agroindustriales de finales del siglo XVIII y principios del XIX constituye una muestra material de los elementos de la técnica, la cultura, los gustos y las costumbres aportados por la inmigración franco-haitiana tras la Revolución Haitiana; las ruinas de las plantaciones de café de los siglos XIX y XX son elocuente testimonio de una forma de explotación agrícola de la selva virgen, cuyas huellas han desaparecido en otras partes del mundo; y el complejo industrial cafetalero constituye el testimonio más antiguo de su tipo que ha sobrevivido de los orígenes de la cultura cafetera en el ámbito americano.

Sobreviven en esas plantaciones, detenidas en el tiempo gracias a los programas de restauración, casonas de hacendados, escalinatas, jardines, acueductos, molinos harineros, hornos de cal, tanques de fermentación, secaderos y barracones, que evidencian el proceso de transculturación, en un espectacular entorno que propicia un ambiente favorable para el turismo de naturaleza y aventura.

Sobre la base de estos antecedentes históricos y los estudios arqueológicos realizados, la agencia cubana de viajes Ecotur, especializada en el turismo ecológico, ha desarrollado un programa tematizado que convierte esta tradición en un singular producto turístico, La Ruta del Café: oferta un recorrido por antiguas casas señoriales, plantaciones y secaderos de café e instalaciones procesadoras del grano.

La Ruta del Café incluye la barriada del Tivolí, de evidente influencia francesa; la Tumba Francesa –expresión músico-danzaria más antigua e importante de la cultura cubana, de marcada ascendencia franco haitiana y declarada por la Unesco Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad–; el museo La Isabelica, otrora hacienda cafetalera francesa; la Casa Dranguet, la antigua hacienda Fraternidad, demostraciones del tostado de café a través del método tradicional y deguste, entre otros sitios y vivencias que seguro satisfacen las expectativas del viajero más exigente, en particular del mercado francés, dada la esencia misma de esta oferta.

Tomado Travel Trade Caribbean

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: