Cafetal Fraternidad amplía en Cuba muestras de patrimonio mundial

Restauración de la hacienda Fraternidad en Santiago de Cuba

Tras intensos trabajos de restauración, la hacienda Fraternidad sobresale hoy con atributos culturales y turísticos en el paisaje arqueológico de los cafetales franceses del suroriente cubano, declarado hace casi 20 años Patrimonio de la Humanidad.

Fuentes del Centro para la interpretación y divulgación de esos tesoros, conocido como Casa Dranguet, apuntaron que ese enclave, situado en el asentamiento de Ramón de Las Yaguas, del municipio de Songo-La Maya, deviene otro punto de atracción en ese panorama de notables valores naturales y de identidad.

Junto a las potencialidades para el turismo de naturaleza y patrimonial, exaltaron las derivadas de la participación comunitaria con una población que se involucra en esos empeños, con beneficios económicos y de desarrollo rural para elevar el bienestar humano y los aportes productivos sostenibles.

Explicaron que en Fraternidad funcionará el centro de interpretación de la cultura rural del café, que pondrá en contacto a los visitantes con elementos modernos de esa producción agrícola e industrial y complementará las muestras de prácticas más antiguas, exhibidas en La Isabelica, circuito de La Gran Piedra.

Uno de los proyectos más anhelados por los vecinos y los especialistas es la construcción de una carretera que enlazará a esos predios montañosos con esta ciudad, con todas las posibilidades de comunicación, comercio y superación que implicaría.

El acceso al agua potable y la disponibilidad para la evacuación de desechos sólidos son otros dos objetivos para quienes viven y trabajan en estos ámbitos, incluidos en la iniciativa internacional Los Caminos del Café.

Escrito por Martha cabrales y publicado en Prensa Latina

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: